Volver a la lista 

Escotet: “La banca avanza hacia una visión que la convierte en agente de desarrollo social”

En un evento que reunió a líderes globales en materia de bancarización, el Presidente de la Asociación Bancaria de Venezuela destacó la tendencia global del sector financiero a abonar el terreno hacia una sociedad más abierta, justa e inclusiva

Juan Carlos Escotet, presidente de la Asociación Bancaria de Venezuela, durante la apertura del Seminario de Inclusión Financiera y Desarrollo Social“La masificación de los servicios bancarios es el mejor camino conocido hasta ahora para incorporar más y más personas al terreno de la economía productiva”.

Con estas palabras, el Presidente de la Asociación Bancaria de Venezuela, Juan Carlos Escotet, dio inicio al seminario sobre Inclusión Financiera y Desarrollo Social, nuevos caminos para poner los servicios bancarios al alcance de todos, convocado por el organismo gremial y realizado el 28 de octubre en Caracas.

“Conseguir que más y más personas ingresen a un sistema que ofrezca servicios financieros y bancarios modernos; luchar contra la informalidad; forjar ciudadanía mediante la bancarización; brindar acceso a tecnologías que mejoren la calidad de vida de todos los usuarios del sistema por igual y, a partir de la suma de todas estas cosas, ayudar a construir una sociedad en la que todos tengan iguales oportunidades para el crecimiento y la prosperidad personal, familiar y social, son los resultados que muchos esperamos”, expresó el líder gremial durante la intervención inaugural de la jornada.

El evento, el primero que se realiza en Venezuela consagrado por entero al tema de la inclusión financiera, contó con la participación de personalidades internacionales de primer nivel, especialmente invitadas para exponer distintas experiencias relacionadas con la bancarización, la masificación de los servicios financieros, la banca celular, los corresponsales no bancarios y la domiciliación de pagos, entre otros temas.

Roberto Barros Barreto, de Caixa de Brasil; Juan Buchenau, del Banco Mundial; Brian Richardson, fundador y director de Wizzit Bank de Sudáfrica; Arturo Johnson Pastor, del Banco de Crédito de Perú; Gerson Gomes Da Costa, de Bradesco, Brasil, y Carlos Humanes, de americaeconomica.com, integraron el panel de expertos.

Antes de dar paso a las ponencias, Juan Carlos Escotet señaló que la política de incluir en los sistemas bancarios a cada vez mayores sectores de la población, la mayoría pertenecientes a los estratos de menores recursos, constituye “la condición sine qua non para que la banca alcance una inserción más profunda y extendida en la sociedad”.

Cambio de época
“Estamos en el camino a una banca que abre sus puertas, se levanta de sus escritorios y se quita la corbata, para ir a la búsqueda de personas, familias y comunidades que continúan, ya en pleno transcurrir del siglo XXI, sin tener siquiera una cuenta registrada en un banco”, expuso Escotet al momento de ilustrar el cambio de paradigma que constituyó el centro de las discusiones del Seminario.

De acuerdo con la disertación del Presidente de la ABV, la ampliación de los mercados supone y la reducción de costos que ella entraña; el uso de nuevas tecnologías que permitirán alcanzar de modo rápido y eficiente a la población fuera de las redes bancarias; la creciente penetración de internet y la posibilidad de usar canales electrónicos para alcanzar a más personas; y la banca electrónica como medio que concrete las políticas sociales de los gobiernos, son algunas de las promisorias oportunidades en las que se enfocó el evento.

El temario, según expuso el dirigente empresarial, es especialmente pertinente en el país anfitrión: “El objetivo planteado en la actualidad en Venezuela es el de una banca que pueda crecer hacia un mercado más amplio, y que sea capaz de desarrollar productos atractivos para sus potenciales integrantes. Una banca con la mentalidad puesta en políticas, proyectos y prácticas de inclusión, no estará sola en lo sucesivo, ni dentro ni fuera de Venezuela”.

Incorporar a millones
Un ejemplo de ello son las oportunidades que abre el modelo de los corresponsales no bancarios. “Estas redes de pequeños negocios y comerciantes presentes en cualquier punto de la geografía, a quienes podría entrenarse para la prestación de una serie de servicios financieros básicos, son el factor clave de una operación que haría posible, en el caso de Venezuela, incorporar a varias millones de personas, en muy corto tiempo”.

Las nuevas tecnologías, por otra parte, dibujan un panorama cada vez más promisorio. Escotet mencionó, por ejemplo, la sustitución del cheque y del dinero en efectivo por la gestión de recursos por medio de vías electrónicas: “Como todos aquí sabemos, y a ello está dirigido el auge de los sistemas de lucha contra la legitimación de capitales, los mayores usuarios de dinero en efectivo son justamente los mayores trasgresores de la ley. Quienes lavan dinero y lo falsifican; quienes trafican con drogas y armas; quienes se conforman en bandas de distinto tipo con la finalidad de delinquir”.

A esta consideración se suma el impacto de la denominada banca móvil o banca celular, que permite hacer transferencias y ejecutar servicios en tiempo real, sin que la distancia o la baja accesibilidad al lugar donde se encuentre el cliente representen dificultad. “La banca móvil -señaló Escotet- contribuye a resolver no sólo aspectos operativos, como lo costoso y riesgoso que puede ser el transporte de efectivo en un país caracterizado por las grandes distancias, sino que haría posible que todos los actores del sistema, banca gubernamental, banca privada y organismos supervisores, logren grandes avances a costos razonables y en tiempos inmediatos si se les compara con lo que exigirían los procesos de incorporar personas a la banca por medio de mecanismos convencionales”.

Como colofón, el presidente de la ABV destacó cómo el Seminario sobre Inclusión Financiera “se inscribe en una transformación de carácter mundial, que es el paso de las instituciones tradicionales de la sociedad, a instituciones que, además de cumplir con sus programas, pautas y obligaciones de siempre, avanzan hacia una visión de sí mismas que las convierte en agentes del desarrollo social, en elementos que abonan a una sociedad más abierta, más justa y más inclusiva”.
 

09/11/2010