Volver a la lista 

BCV: US$ 1340 millones es el saldo positivo de la balanza de pagos en el segundo trimestre de 2011

• La cuenta corriente cerró con un superávit de US$ 8.303 millones, superior en US$ 6.046 millones al nivel correspondiente al segundo trimestre de 2010
• Crecieron las exportaciones públicas y privadas. Las exportaciones no petroleras aumentaron 49,9% en el trimestre

Los resultados de la balanza de pagos correspondientes al segundo trimestre de 2011 muestran un superávit de US$ 8.303 millones en la cuenta corriente y un déficit de US$ 6.350 millones en la cuenta de capital y financiera, que determinaron un nivel de reservas internacionales netas del país de US$ 28.339 millones.

Cuenta corriente

En el segundo trimestre continuó creciendo el superávit de la cuenta corriente, al situarse su saldo en US$ 8.303 millones, nivel que supera en un 267,9% el monto correspondiente al mismo período de 2010 (US$ 2.257 millones). En este comportamiento fue determinante el desempeño favorable del saldo en bienes, que aumentó en 107,6%, al pasar de US$ 6.059 millones a US$ 12.581 millones.

Las exportaciones de bienes se ubicaron en US$ 25.115 millones, incrementándose en un 56,3% respecto al mismo periodo del año anterior (US$ 16.064 millones). En esta evolución influyó el aumento en el valor de las ventas petroleras, por efecto de las alzas de 51,7% y 4,4% en el precio medio de la cesta venezolana y en los volúmenes exportados, respectivamente. Las exportaciones no petroleras registraron un significativo crecimiento de 49,9 % respecto al segundo trimestre de 2010, al ubicarse en US$ 1.210 millones, en lo que influyeron, por una parte, la expansión de 77,3% experimentada en las ventas externas del sector público, especialmente las de productos semielaborados de acero, mineral de hierro y sustancias y productos químicos, entre otros, y, por otra, las exportaciones de las empresas privadas (32,9%), sobre todo las de las industrias que producen sustancias químicas, productos de hierro, mineral de acero y ferroníquel. La evolución de las exportaciones no petroleras estuvo enmarcada en un contexto internacional caracterizado por la tendencia al alza en los precios de los productos primarios.

Las importaciones de bienes crecieron en 25.3%, al situarse en US$ 12.534 millones, frente a los US$ 10.005 millones correspondientes al mismo período de 2010. Este comportamiento global obedece tanto al aumento de las compras realizadas por el sector público (39,0%) como por el privado (16,5%), en respuesta al alza en la demanda agregada interna y al crecimiento de la actividad económica. La expansión de las importaciones públicas de bienes se asocia tanto al Convenio de Cooperación suscrito con la Federación de Rusia como a la adquisición de equipos de transporte marítimo; sustancias y productos químicos; equipos de transmisión y telefonía. El aumento de las compras privadas, por su parte, se manifestó en las categorías sustancias y productos químicos (industria farmacéutica); maquinarias y equipos agrícolas; instrumentos médicos y productos de caucho y plástico, entre otros.

El déficit de la balanza de servicios aumentó en 5,1%, al registrar US$ 2.713 millones en el trimestre, debido al saldo desfavorable en los servicios de transporte, sustentado en el incremento de los gastos de traslado de las mercancías importadas y en el alza del componente remesas a estudiantes en la cuenta de viajes. El saldo en la categoría renta reflejó un déficit de US$ 1.465 millones, derivado, en mayor medida, de los pagos de intereses por títulos de deuda (US$ 779 millones) y por préstamos al sector público (US$ 580 millones).

Cuenta capital y financiera

Los saldos netos de las inversiones directa y de cartera, arrojaron resultados superavitarios. Sin embargo el déficit de US$ 6.350 millones de la cuenta financiera se debe a los flujos registrados en la cuenta de otra inversión, en la que se reflejan, principalmente, incrementos en los activos externos públicos.

En efecto, la cuenta otra inversión consolidó un déficit de US$ 10.463 millones, originados en los aumentos de los activos públicos y privados, por US$ 13.094 millones y US$ 2.292 millones, respectivamente, a la par de un crecimiento de US$ 4.923 millones en los pasivos, que moderó el déficit de la cuenta.

El alza de los activos del sector público, contraria a la disminución observada en el mismo período del año anterior (US$ 1.425 millones), se debió, esencialmente, a las mayores tenencias en depósitos por parte del Fondo Gran Volumen asociado al convenio con China, del Fondo de Desarrollo (Fonden), de la industria petrolera y de la autoridad monetaria. Asimismo, se elevaron los créditos otorgados a clientes vinculados a los convenios energéticos y otros del negocio petrolero. Respecto a los activos del sector privado, básicamente en depósitos, se observó un menor crecimiento en comparación con el flujo del segundo trimestre del año anterior, que podría asociarse a una mayor demanda de origen transaccional.

El endeudamiento neto público del trimestre recoge, principalmente, los desembolsos previstos en el cronograma del acuerdo de financiamiento de largo plazo con el gobierno chino y, en menor medida, los créditos de organismos multilaterales. Es importante destacar las significativas amortizaciones realizadas por los compromisos del Fondo Conjunto chino-venezolano y otras obligaciones del sector. En tal sentido el Fondo Chino recibió amortizaciones por US$ 1.061 millones. El sector privado, por su parte, redujo sus pasivos, principalmente con sus proveedores externos no relacionados.

La cuenta de inversión directa arrojó un importante superávit de US$ 3.489 millones, contrario al déficit correspondiente al periodo similar del año anterior. En el resultado del trimestre reseñado incidió la reducción de la inversión en el exterior, por la venta de una refinería en Europa, por parte de la empresa petrolera estatal. Asimismo, se registraron flujos positivos de inversión directa en el país que son producto del aporte de socios internacionales, por concepto del bono de participación en los proyectos de la faja petrolífera del Orinoco. Igualmente, se registró un incremento en los saldos de las utilidades reinvertidas y los dividendos por pagar de empresas privadas, principalmente financieras.

El superávit de inversión de cartera, estimado en US$ 624 millones, fue superior al del trimestre de comparación, y se explica por el aumento de los pasivos en bonos de la deuda pública, tanto del gobierno como de PDVSA, títulos que fueron ofertados, en buena medida, a través del Sistema de Títulos en Moneda Extranjera (SITME). El saldo neto positivo del trimestre resultó menor al incluir el pago de US$ 595 millones a no residentes, por el vencimiento del bono Global 2011.

Posición de inversión internacional

Al concluir el segundo trimestre de 2011, el país elevó su posición neta acreedora internacional a US$ 165.101 millones, debido al aumento en 19,3% de los activos externos totales, respecto al mismo período del año anterior, estimados en US$ 233.180 millones. Los pasivos también crecieron, en 26,1%, alcanzando los US$ 113.068 millones.

El sector público cerró el mes de junio con un saldo de US$ 137.875 millones en activos externos, lo que representa un incremento de 30,3% respecto al mismo mes del año 2010. Incidieron en este comportamiento las mayores colocaciones en depósitos (valorados en US$ 35.172 millones) pertenecientes a entes como el Fonden, el Fondo Súbito Social, la Tesorería Nacional, el Fondo Gran Volumen, la corporación petrolera estatal y el Banco Central, en activos distintos de reservas. Igualmente, se elevaron los saldos acreedores comerciales del negocio petrolero público, incluidas las facturas de los convenios energéticos cedidas al gobierno central. Al mismo tiempo, los activos privados, cuyo aumento se estimó en 10,1% al comparar los períodos en referencia, ascendieron a US$ 140.294 millones, lo que incluye, además de los depósitos externos, sus activos por inversiones directa y de cartera.

En las posiciones pasivas destacó la del sector público, de US$ 80.988 millones, con un incremento de 41,8% entre junio de 2010 y junio de 2011, que incluye los desembolsos recibidos en el marco del Acuerdo de Financiamiento de Gran Volumen con la República Popular China, las emisiones de títulos públicos de PDVSA y el Gobierno y, en menor proporción, las cuentas por pagar del sector petrolero y los préstamos otorgados por organismos multilaterales.

El saldo total de los pasivos del sector privado mostró un comportamiento estable, no obstante, se registraron incrementos en los montos de las utilidades acumuladas y los dividendos pendientes por pagar a favor de inversionistas extranjeros. Contrariamente, el sector redujo sus deudas comerciales, tanto con clientes relacionados como con no relacionados.
 

Prensa, Banco Central de Venezuela

26/08/2011