Volver a la lista 

BCV: El PIB aumentó significativamente en el tercer trimestre de 2011: 4,2%

• La actividad Construcción aumentó 10,0%
• Comunicaciones mantuvo su ritmo expansivo, con un 7,9%
• Los servicios prestados por el Gobierno General crecieron en 4,9%
• Las actividades Financieras, Electricidad y agua, y Comercio crecieron en: 15,1%, 5,6% y 5,8%, respectivamente

De acuerdo con estimaciones preliminares, el Producto Interno Bruto (PIB) a precios constantes experimentó en el tercer trimestre de 2011 un crecimiento de 4,2%, respecto a similar período del año anterior, lo que consolida cuatro trimestres consecutivos de desempeño favorable de la actividad económica.

El resultado reseñado, conjuntamente con el de los dos períodos previos (4,8% en el primer trimestre y 2,5% en el segundo), determinan un crecimiento de 3,8% en el acumulado de los primeros nueve meses del año.

Entre las causas que determinan el mencionado comportamiento de la actividad económica en el tercer trimestre se encuentran la mayor disponibilidad de bienes importados destinados a la producción y el consumo y el mayor financiamiento crediticio por parte del sistema financiero, así como el efecto dinamizador del mayor gasto público orientado a la ejecución de la Gran Misión Vivienda Venezuela, que impactó positivamente los desempeños de la actividad construcción y de las cadenas productivas relacionadas.

Desde el punto de vista institucional, el sector privado registró una variación puntual de 4,0% en el tercer trimestre, determinada por el crecimiento de la mayoría de las actividades que lo conforman. Por su parte, el sector público creció en 3,6%, con base en los servicios que prestan el Gobierno General y las empresas de comunicaciones y financieras.

Actividades económicas:
Al analizar el PIB bajo el enfoque de actividades económicas, el crecimiento puntual del período reseñado se explica por los desempeños favorables evidenciados tanto en la actividad no petrolera (4,4%) como en la petrolera (0,3%), este último asociado a la extracción y refinación de crudo.

Actividades no petroleras:
Se registraron crecimientos del valor agregado en las principales actividades no petroleras, en respuesta al incremento de la demanda agregada interna, tanto en gastos de consumo como de inversión de origen nacional. Igualmente influyeron la mayor generación de energía eléctrica, la disponibilidad de bienes de origen importado y el impulso del gasto público, asociado a la sostenibilidad de los precios del petróleo. En este contexto destacaron, particularmente, la intermediación financiera (15,1%), la construcción (10,0%), las comunicaciones (7,9%), la minería (7,6%), los servicios de transporte (6,6%), el comercio (5,8%), electricidad y agua (5,6%), los servicios producidos por el gobierno general (4,9%) y la industria manufacturera (2,1%).

Industria manufacturera:
Al mencionado crecimiento en el sector manufacturero contribuyeron la mayoría de las ramas de actividad que lo conforman, cuyas alzas consolidan un aumento de 2,4% en la manufactura privada, en el que destacan principalmente: metales comunes (39,0%), la fabricación de muebles (24,8%), edición e impresión (23,0%), caucho y plástico (16,6%), fabricación de papel (15,0%), minerales no metálicos (13,7%), productos elaborados de metal (4,6%), sustancias y productos químicos (0,4%). Este comportamiento fue impulsado por la consolidación de la demanda y una mayor disponibilidad de insumos. Por el contrario, se registraron contracciones en la fabricación de alimentos y bebidas (-9,1%), maquinaria y equipos (-13,4%), textiles (-6,1%) y vehículos (-5,2%).

En las empresas manufactureras del sector público se observó una contracción de 2,1%, motivada a problemas técnicos, operativos y financieros; no obstante, se apreciaron importantes crecimientos en la producción de acero, por parte de Sidor (8,1%), y en la industria cementera (14,7%), ambos orientados a apoyar los mayores requerimientos de la actividad construcción, en el marco del plan de viviendas instrumentado por el Ejecutivo Nacional.

El desempeño de la industria alimenticia durante el trimestre en estudio se vio afectado por las fuertes precipitaciones, por problemas en la disponibilidad de insumos, por le rezago en los precios de venta y por la volatilidad de los precios de las materias primas importadas, que específicamente impactaron en la producción de lácteos, carne y derivados.

Construcción:
La construcción demandada por el sector público creció en 17,6%, por efecto de una mayor ejecución de las obras requeridas por el gobierno general (18,2%) y por las empresas petroleras y no petroleras (17,2%), principalmente de índole residencial.

Por su parte, la construcción permisada demandada por el sector privado disminuyó en 12,2%, debido a la merma en la ejecución de obras de carácter residencial y no residencial. El nivel de actividad del componente privado se vio afectado por la menor disponibilidad de insumos básicos.

Comunicaciones:
Esta actividad continúa con el ritmo expansivo observado en los últimos 31 trimestres, sustentado por la incorporación permanente de innovaciones tecnológicas que se concretan en nuevos servicios asociados a la transmisión de datos, servicios de Internet, telefonía fija y móvil y televisión por cable. Institucionalmente, el valor agregado de los componentes público y privado aumentó en 8,9% y 5,9%, respectivamente.


Productores de servicios del Gobierno General:
El resultado positivo obtenido se asocia al incremento del gasto público dirigido a los sectores sociales más vulnerables. Al respecto, es de señalar que el desempeño registrado en los servicios del Gobierno General (4,9%) es atribuible, esencialmente a una mayor prestación de servicios de enseñanza (5,7%), salud (5,2%) y de administración pública y defensa (4,4%). En estos comportamientos incidieron, a su vez, el incremento en la escala salarial de los funcionarios de la administración pública, la ejecución de programas especiales y la mayor ocupación de mano de obra en el sector.

OFERTA Y DEMANDA GLOBAL

La oferta agregada aumentó en 8,7%, por el efecto combinado del significativo incremento de 19,7% en las importaciones y el mencionado crecimiento del PIB.

La demanda global aumentó como consecuencia de los incrementos observados en la demanda agregada interna (8,9%) y en la demanda externa (6,7%). El resultado de la demanda agregada interna se asocia a los crecimientos suscitados en el gasto de consumo final del Gobierno General (4,7%) y privado (4,2%) y en la inversión bruta fija (0,4%). Es de destacar la sostenida recuperación del consumo final privado, el cual ha mostrado alzas en los últimos 4 trimestres.

El Banco Central de Venezuela observa que durante este trimestre se agudizaron las condiciones adversas en el entorno internacional, así como una desaceleración en la actividad productiva de las denominadas economías más desarrolladas. En ese difícil contexto, reitera su compromiso de seguir actuando coordinadamente con las autoridades económicas para el diseño de políticas orientadas a garantizar el desarrollo armónico y sostenido de la economía nacional y reducir progresivamente las presiones inflacionarias, a través de mecanismos que favorezcan al crédito y la inversión, que fomenten la corresponsabilidad social, la solidaridad, la participación ciudadana y que contribuyan a reducir la pobreza y aumentar el bienestar de la población.

Prensa BCV

17/11/2011