Volver a la lista 

Morosidad de la banca venezolana presenta una marcada tendencia hacia la baja

Las cifras de la Superintendencia de las Instituciones del Sector Bancario reflejan cómo el indicador ha registrado una reducción de 18,6 puntos porcentuales desde el año 1994

Las cifras de la Superintendencia de las Instituciones del Sector Bancario señalan que desde 1994 (año de la crisis bancaria), el índice de morosidad del sector bancario venezolano ha venido disminuyendo, al pasar de 20% al cierre de ese año a 1,4% al finalizar el año 2011, lo que se ha traducido en una reducción de 18,6 puntos porcentuales. En septiembre de 2012 este indicador, de nuevo volvió a disminuir al ubicarse en 1,08%.

El sector bancario desempeña un papel fundamental en el funcionamiento de la economía, visto que son las instituciones bancarias las que canalizan los fondos de empresas y personas naturales superavitarias (ahorros y excedentes de caja) hacia empresas y personas naturales que requieren financiamiento.

Bajo este contexto, es conveniente contar con instituciones bancarias sólidas que generen confianza en los agentes económicos. El índice de morosidad es un indicador de la calidad de la cartera de créditos de una institución bancaria, medida a través de la relación entre Cartera de Créditos Inmovilizada (Cartera de Créditos Vencida y en Litigio) y la Cartera de Créditos Bruta. Por tanto, mientras haya menos créditos morosos en relación a la cartera total bruta (sin deducir la provisión para préstamos inmovilizados o de difícil cobro) la cartera será de mayor calidad.

Cabe destacar que, de acuerdo a la normativa vigente, un crédito se considera moroso cuando se ha producido un retraso de más de tres (3) meses en el pago de la deuda, la cual incluye amortización de capital y pago de intereses por parte del cliente, lo que afecta los indicadores de rentabilidad del banco.

Cartera de Créditos Inmovilizada registra positivo aumento

Por otra parte, el indicador de cobertura de la cartera de créditos inmovilizada, medido por la relación entre la Provisión para Cartera de Créditos y la Cartera de Créditos Inmovilizada, revela la capacidad de la institución para respaldar la cartera de créditos en caso de contingencias. Actualmente, las disposiciones de la Superintendencia de las Instituciones del Sector Bancario exigen que este indicador no debe ser inferior al 100%, es decir, por cada bolívar de la cartera de créditos inmovilizada el banco debe tener una provisión de al menos un bolívar.

Bajo este contexto, la cobertura de la cartera de créditos inmovilizada ha pasado de 77,68% (1994) a 272,68% (2011), lo que equivale a un aumento de 195 puntos porcentuales. Al cierre del mes de septiembre de 2012, este indicador se había ubicado en 314,27%. Así, desde el año 1994 hasta septiembre de 2012, la cobertura de morosidad pasó de 77,68% a un 314,27%: un incremento de 236,59 puntos porcentuales en 18 años.

De acuerdo con las cifras publicadas por el Fondo Monetario Internacional, el Índice de Morosidad del sector bancario venezolano se ubica como el más bajo de América Latina, inferior al de países como México, Brasil, Chile, y Perú.

Venezuela tiene un índice de morosidad muy inferior a los de países cuyos sistemas bancarios tienen una mayor profundidad financiera como el de Estados Unidos, Inglaterra, Francia y Alemania; por otra parte, puede apreciarse los elevadísimos indicadores de morosidad en los países europeos que enfrentan una grave crisis económica como lo son Grecia, Irlanda, Italia, etc.

 

Gerencia de Comunicaciones y Relaciones Institucionales
Superintendencia de las Instituciones del Sector Bancario (Sudeban)

Consulte el enlace original a este informe:

sudeban.gob.ve/uploads/Kw/Ha/KwHajslIlFBkxdXcY9Ya9A/NP-Morosidad-OCT-12.pdf

 

23/10/2012