Volver a la lista 

Presidente de FELABAN: La revolución del crédito, fundamental en la reducción de la pobreza en América Latina

• El presidente de Uruguay, José Mujica, inauguró oficialmente la XLIV Asamblea Anual.
• 1.500 banqueros procedentes de más de 50 países, se dan cita en la ciudad
 de Punta del Este.
 

El sector bancario y financiero de América Latina resultó ser doblemente parte de la solución de la crisis internacional de los últimos dos años, porque mostró el acierto de las reformas realizadas en años recientes, y su utilidad para las deliberaciones internacionales con miras al perfeccionamiento de la regulación financiera, dijo Ricardo Marino, presidente de la Federación Latinoamericana de Bancos, FELABAN, durante su intervención en el día de hoy, en la inauguración de la XLIV Asamblea Anual de la Federación, en Punta del Este, Uruguay.

“Tales reformas, agregó, resultaron en normas prudenciales y prácticas de préstamos, en gran medida, responsables porque no se hayan presentado en el continente corridas bancarias, quiebras de instituciones financieras o adopción de instrumentos y mecanismos de complejidad desestabilizadora.

El presidente de FELABAN afirmó que los bancos fueron decisivos para mostrar que las economías nacionales mostraron resistencia rápida y reacción vigorosa a la crisis. No sólo se mantuvo el nivel de financiamiento indispensable para la producción, sino que ello coincidió con la ampliación significativa del crédito al consumidor. “La revolución del crédito se encuentra en la raíz del actual boom de consumo que caracteriza en muchos países latinoamericanos la expansión sin precedentes de las clases medias y la reducción de la pobreza.

Con respecto al vínculo entre la lentitud de la recuperación y el deterioro de los riesgos de las deudas soberanas, causado por la ayuda al sector financiero, se presenta un gran contraste entre los países avanzados y América latina, donde el problema es inexistente. De acuerdo con el documento del FMI Perspectivas de la Economía Mundial: Recuperación, Riesgo y Reequilibrio: “la recuperación de la economía mundial no está siendo ni sólida, ni equilibrada, y corre el riesgo de no ser sostenida”. Ello, dado que las economías emergentes continúan creciendo de forma vibrante, más que las avanzadas, golpeadas con más fuerza por la crisis del sector financiero. Así, mientras el Fondo prevé que las economías emergentes deben crecer este año a tasas de 7.1% y a 6.4% en el próximo, las avanzadas tendrán una expansión de solamente el 2.7% en el año 2010 y de escaso 2.1º% en el 2011. Para la economía mundial, en general, se espera una expansión del 4.8% en el presente año y de 4.2% para el próximo.

Tal escenario se estima porque el FMI considera que “el sector financiero sigue siendo vulnerable a los shocks, y el crecimiento parece estar desacelerándose, en un momento en que están retirando las políticas de estímulo”. El informe del Fondo declara que América Latina está dejando atrás la crisis mundial a un ritmo más rápido que el previsto, entre otros factores, por los fundamentos sólidos de la política macroeconómica, una oferta favorable de financiamiento externo e ingresos substanciales provenientes de la exportación de materias primas.

Aunado a lo anterior, Ricardo Marino estima que todo indica que la región está ingresando en un nuevo y vigoroso ciclo de crecimiento, generado por factores como la reducción de las presiones demográficas y la revolución que ha cambiado el mercado internacional de materias primas, por las demandas de China, India y otros asiáticos en proceso acelerado de industrialización.

Es por ello que el presidente de la Federación Latinoamericana de Bancos, considera que el continente deberá enfrentar un desafío financiero para financiar las inversiones necesarias para expandir la infraestructura, la producción y la exportación. Igualmente, el manejo del crédito para vivienda, bienes duraderos y consumo, supondrá un perfeccionamiento permanente de normas y técnicas bancarias.
 

09/11/2010